Acceso para profesionales y clientes. Ver más

El seguro de crédito: mejorando la financiación de la cooperativa
31 octubre 2018

En este artículo trataremos dos aspectos que en la actualidad es importante tener en cuenta por parte de las cooperativas. En primer lugar, la mejora de la financiación a través de los servicios que proporcionan las compañías aseguradoras de crédito y las ventajas frente a las entidades financieras que otorga tener contratado un seguro que cubra los impagos de nuestros clientes, factores que nos ayudaran a mejorar los flujos de circulante y de caja.

Hay que tener en cuenta que la vocación internacional de la empresa española ya es una realidad. En 2017 las exportaciones españolas crecieron un 8% y en el primer semestre del 2018 llevan un incremento cercano al 3,8%. Tener contratado un seguro de crédito que nos cubra de los posibles impagos de nuestros clientes, hace que la negociación con las entidades financieras sea más flexible. No olvidemos que el riesgo de impago puede poner en peligro la propia supervivencia del asegurado. Por tanto, conocedores de que el riesgo comercial está cubierto, las condiciones de financiación deberían mejorarse, incluso se podría hacer beneficiario a la entidad financiera de las posibles indemnizaciones de los siniestros para su mayor tranquilidad.

En esta misma línea, en los últimos tiempos, las aseguradoras de crédito han dado un paso más en los servicios ofrecidos a sus asegurados, y viendo la necesidad de ir de la mano el seguro de crédito y la financiación, son ellas mismas las que a través del propio contrato de seguro han activado mecanismos para la concesión de líneas de anticipo de facturas, tanto para clientes nacionales como internacionales. Pueden adelantar el importe de nuestras facturas, de una manera ágil, rápida y en condiciones muy ventajosas respecto al mercado, en nuestra propia entidad bancaria, al tener la garantía de la entidad aseguradora de crédito, incluso sin contar en CIRBE para nuestro cliente. Con ello conseguimos cerrar el círculo, asegurando nuestra principal cuenta de activo (cartera de clientes), y teniendo la posibilidad de tener liquidez en momentos puntuales a través del seguro de crédito.

Con respecto al segundo punto que quisiéramos tratar: la denominada discusión comercial o créditos discutidos, queremos hacer hincapié primero de todo y como ya hemos hecho en anteriores artículos, en la importancia de tener documentada la venta, pedidos, contratos, albaranes, facturas etc., indicando, en todo momento, las condiciones de venta, posibles causas de devolución, tiempo establecido para las mismas etc., pues será imprescindible para poder reclamar cualquier deuda.

Los seguros de crédito tienen la opción de contratar lo que se denomina suplemento de créditos discutidos, de esta manera podremos tener derecho al adelanto de una indemnización de un crédito impagado, mientras se produce una sentencia firme o laudo donde nos reconozcan la legitimidad de la deuda.

Aunque en el contrato tengamos esa opción, siempre estará ligada al reconocimiento de la deuda por sentencia, de manera que si el juez o árbitro no nos reconoce la deuda y la aseguradora nos ha adelantado la indemnización o una parte de la misma, nos solicitará su devolución si no tenemos un reconocimiento legal de la deuda reclamada.

En los últimos tiempos la siniestralidad está sufriendo variaciones al alza, o se alarga el plazo de pago o se ponen “excusas” para no pagar. Por tanto, insistimos en la necesidad de que la documentación requerida para la posible reclamación de un crédito impagado este bien hecha.

Para cualquier aclaración o duda al respecto no dudes en ponerte en contacto con ENGRUPO, donde contamos con personal especializado en Seguros de Crédito.

Compartir