Acceso para profesionales y clientes. Ver más

Los riesgos de la actividad exportadora: cuidado con la suplantación de identidad
30 octubre 2017

Con el otoño llega el momento de obtener el fruto de nuestro trabajo. Hay que vender nuestros productos y los países  de Europa son el destino mayoritario. Países que según las aseguradoras tienen un riesgo bajo, a excepción de Portugal  e Italia, que tienen un riesgo algo mayor. En la imagen superior se ve el mapa de sensibilidades facilitado por la  aseguradora Solunion, donde se observa qué países tienen mayor riesgo y cuáles menor. Con un vistazo podemos saber cuál es nuestro rango de riesgo de exportación, dependiendo de dónde estemos exportando y el porcentaje del mismo, de ahí que la diversificación tanto en clientes como en países sea cada vez más importante. Estamos ante  datos macroeconómicos, pero tanto el histórico del año pasado como las opiniones de personas que están en el día a día del sector, nos trasladan que se está notando un pequeño aumento de siniestralidad, tanto a nivel global como en particular en el sector hortofrutícola. No se puede establecer una causa concreta, pero lo cierto es que están habiendo mayores incidencias y retrasos en los pagos.

Usurpación de identidad.

Se está incrementando el número de casos de usurpación de identidad, problema al que  desde ENGRUPO como desde las aseguradoras y los organismos públicos de exportación se está dando cada vez mayor importancia, dadas las graves consecuencias económicas que ello supone. ¿Cuál es el modus operandi? En primer lugar, una reconocida firma realiza un pedido, por lo general por correo electrónico, y normalmente con un teléfono móvil. Solemos encontrar una dirección muy similar a la de la compañía usurpada, incluso se han dado casos en los que se ha hackeado la original.  El pedido viene con todos los datos, incluyendo cuenta bancaria para darle mayor realismo. El transportista es contratado por el estafador y durante el viaje recibe instrucciones para cambiar la dirección de entrega. Los seguros de crédito cubren la entrega efectiva de las mercancías o servicios prestados. Si nuestros productos son entregados a una empresa que se ha hecho pasar por otra, no tendremos cobertura y por lo tanto no será indemnizado por la aseguradora, al estar ante una estafa. ¿Recomendaciones para intentar evitar estas situaciones?

  • Comprobar la autenticidad de los datos aportados en el pedido, máxime cuando el cliente es nuevo. No nos conformemos con los datos del pedido, busquemos en Internet los datos de la empresa y llamemos para preguntar si han hecho el pedido y si la persona que figura en el correo trabaja allí.
  • Cuidado con los correos Gmail, Hotmail, Yahoo, etc.
  • Usar Google Street View u otro servicio análogo para comprobar la dirección de entrega, pues en muchos casos no coincide con la real.
  • Es imprescindible obtener un CMR debidamente cumplimentado.
  • Tener en cuenta que los grandes clientes no suelen realizar pedidos directamente a proveedores.
  • Utilizar los servicios de las aseguradoras para obtener mayor información sobre el cliente.

Desde ENGRUPO estamos a vuestra disposición para informaros de cualquier aspecto que ayude a evitar estas situaciones, así como para asesoraros sobre el seguro de crédito que más se adapta a las características de vuestro  negocio.

Compartir