Acceso para profesionales y clientes. Ver más

Hasta el 20 de diciembre se pueden contratar los módulos más completos del seguro para explotaciones vitícolas
23 abril 2024
El inicio del plazo de contratación de la línea 312 comenzó el pasado 1 de noviembre

Los módulos de otoño (1, 2 A, 2 B y 3) cubren todos los riesgos asegurables como son el pedrisco, la helada, la marchitez fisiológica en Bobal, los riesgos excepcionales (fauna, incendio, inundación-lluvia torrencial, lluvia persistente y viento huracanado) y el resto de adversidades (sequía, etc.). La diferencia entre estos 4 módulos reside en cómo se cubren estos riesgos en caso de siniestro (por parcela, por explotación, con garantizado del 80%, 70%, 50%…).

Además, a partir del 15 de enero se podrá contratar el módulo P, pero este módulo no cubre el riesgo resto de adversidades climáticas.

Principales novedades de la línea 312

  • Se retrasa el inicio de contratación del 1 de octubre a 1 de noviembre
  • Se incluye una nueva tabla de bonificaciones y recargos
  • Se permite el acceso al Garantizado del 80% para el riesgo “resto de adversidades climáticas”, segurable en los módulos 2B y 3, a los asegurados con buenos resultados, que cumplan alguna de las siguientes condiciones:
    • Al menos 2 años de contratación del seguro de rendimientos y menos de dos años de siniestro de resto de adversidades climáticas en los últimos 5 planes.
    • Ratio de indemnización a Prima pura con CCS de resto de adversidades menor del 95% en la serie de los últimos 5 planes.
  • Se incluye aclaración para precios ecológicos: deben coincidir los datos de superficie y variedad, reflejados en la documentación de inscripción como parcela de agricultura ecológica, y lo establecido en la declaración del seguro.
  • La identificación de las parcelas se realizará únicamente con la codificación SIGPAC.
  • Se incluyen nuevas variedades, tal y como se puede observar en el cuadro que acompañan este artículo.

La importancia de asegurar ante una siniestralidad creciente

Desde Engrupo recordamos la importancia de asegurar ante una siniestralidad creciente. Prueba de ello es que la última campaña 2023 las indemnizaciones para la uva de vino a nivel estatal han alcanzado hasta los 108 millones de euros, con daños en dos de cada tres hectáreas aseguradas, principalmente por siniestros de pedrisco, helada y sequía.

 

Compartir