Acceso para profesionales y clientes. Ver más

¿Cómo funciona el Consorcio de Compensación de Seguros ante un siniestro catastrófico?
30 noviembre 2021

[vc_row][vc_column][vc_column_text]En los últimos tiempos estamos viviendo una serie de fenómenos catastróficos como las borrascas Gloria o Filomena, que han afectado a diversas zonas de la geografía nacional; o la erupción volcánica en la isla de La Palma, que nos deberían hacen reflexionar sobre la importancia de contar  con un seguro que proteja nuestros bienes (hogar, automóvil, comercio…). Vamos a aprovechar este artículo para aclarar algunas cuestiones:

 

  • Los principales riesgos extraordinarios de la naturaleza, cuyos daños indemniza el CCS son: la inundación, embate de mar, terremoto o maremoto, erupciones volcánicas, tempestad ciclónica atípica con tornados y vientos con rachas de velocidad superior a 120 Km/h.
  • El requisito para presentar solicitud de indemnización al CCS es que el afectado esté asegurado y tenga el seguro en vigor en el momento en que se produzca el siniestro.
  • La declaración de “zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil” se realiza por acuerdo de Consejo de Ministros. Por tanto, no hay que confundir las ayudas o subvenciones públicas que pudieran derivar de esa declaración gubernamental, con las indemnizaciones que, por razón de contrato de seguro, abona el CCS.
  • Hay que tener en cuenta, que dichas ayudas públicas son compatibles con las indemnizaciones del seguro, por supuesto, siempre que, sumando el importe de la ayuda al de la indemnización por seguro, no exceda del valor del daño causado.
  • Las personas o bienes no asegurados, podrán acceder a las ayudas públicas que se aprueben, dentro de los límites y requisitos que se establezcan para su concesión.
  • Por tanto, el seguro, sea privado o el CCS, es el mecanismo más rápido y cierto de resarcimiento de los daños que se producen por elementos de la naturaleza, pudiendo solicitar el afectado la indemnización sin necesidad de esperar a ninguna declaración de “zona catastrófica” o similar, y por el importe que se desprenda de las cláusulas y capitales asegurados.
  • El CCS indemnizará los daños a las personas aseguradas, si se produjeran, a los bienes asegurados (viviendas o comunidades de propietarios, vehículos automóviles, locales de oficina, establecimientos comerciales y de servicios y otros inmuebles de uso no industrial, industrias, obras civiles e infraestructuras), tanto si son de titularidad pública como privada. A su vez, indemnizará los daños inmateriales consecuencia de aquellos, como pueden ser la pérdida de alquileres de  propietarios de inmuebles, los gastos de alojamiento derivados de la inhabitabilidad de la vivienda, o la pérdida de ingresos por la paralización de establecimientos comerciales, de servicios o industriales, todo ello en la forma que prevea el contrato de seguro del afectado.
  • En el caso de los vehículos automóviles (turismos, camiones, autobuses, vehículos comerciales, motocicletas, ciclomotores…) se indemnizarán por parte del CCS los daños, siempre que cuente, al menos, con el seguro obligatorio. Tradicionalmente se exigía que el vehículo tuviera alguna obertura aseguradora de daños propios (rotura de lunas, robo o seguros a todo riesgo con o sin franquicia). Sin embargo, desde julio 2016 basta con el seguro obligatorio.
  • En cuanto a los daños a los cultivos, las pólizas de seguro agrario combinado, no tienen cobertura de riesgos extraordinarios del CCS. En caso, por ejemplo, de una borrasca que produzca inundación, será Agroseguro quien se haga cargo de las indemnizaciones. Sin embargo, los daños ocasionados  por la erupción volcánica en explotaciones agropecuarias, dado que no son daños de origen  climático, no están cubiertos ni por el sistema de seguros agrarios ni por el CCS, y por consiguiente, será el Gobierno quien tenga que activar un paquete de ayudas a través de RD-ley.
  • Por último, recordar que en los seguros contra daños en las cosas, la franquicia con cargo al asegurado es del 7% de la cuantía de los daños indemnizables. Franquicia que no es aplicable en los  seguros de personas, ni a los daños que afecten a vehículos asegurados por póliza de seguros de automóviles, ni a los de viviendas ni en comunidades de propietarios de viviendas.

 

En caso de que necesites mayor información, acude a cualquiera de nuestras cooperativas colaboradoras.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=»1965″ img_size=»large»][/vc_column][/vc_row]

Compartir